Estás en: Noticias / La Rectora recoge el premio ‘New York Award 2017’ en reconocimiento a la “Innovación y Excelencia Educativa” de la UEMC

La Rectora recoge el premio ‘New York Award 2017’ en reconocimiento a la “Innovación y Excelencia Educativa” de la UEMC

La Universidad Europea Miguel de Cervantes recibe un galardón internacional de la Hispanic American Association en el evento ‘New York Summit’ que ha acogido el Instituto Cervantes de Nueva York
La Rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid, Imelda Rodríguez Escanciano, recogió ayer en Nueva York el ‘New York Award 2017’ en la categoría de ‘Mejor Innovación y Excelencia Educativa’, un reconocimiento internacional al modelo formativo de la UEMC por su “destacada y muy notoria labor en favor de la Educación Superior”, unida a los “brillantes resultados obtenidos por la Universidad bajo la dirección de su Rectora”, otorgado por la Hispanic-American Association norteamericana.

Los ‘New York Awards 2017’ premiaron en esta edición, entre otros, al reconocido asesor económico y político del Presidente Barack Obama, Juan Verde, como ‘Líder Hispano más influyente’, a la Fundación Amancio Ortega como ‘Mejor proyecto fundacional sin ánimo de lucro’, al cirujano Javier Cabo como ‘Mejor proyecto de investigación médico-científico’, o al empresario Kike Sarasola como ‘Emprendedor del año’.

El acto de entrega se enmarcó en el New York Summit 2017, el mayor acontecimiento de habla hispana de la ciudad norteamericana que reúne a los principales conferenciantes en desarrollo personal y ejecutivos de marcas de éxito que han logrado impactar a través de la innovación y la excelencia.

La Hispanic-American Association es una organización norteamericana impulsada por líderes internacionales de distintos ámbitos, como Muhammad Yunus (Premio Nobel de la Paz), que nace en 2015 en el seno de la innovación y el emprendimiento, en la ciudad de Nueva York. Su objetivo fundamental se centra en la transferencia de conocimiento de gran magnitud para la alta formación académica, profesional y humana de líderes hispanos que puedan contribuir a la mejora social y a la transformación mundial.

Mención a Castilla y León

La Rectora Imelda Rodríguez Escanciano destacó al recoger el premio la “emoción” que sentía en “nombre de toda la UEMC, de su Presidente y Consejo de Administración, de mi equipo rectoral y de la Comunidad Universitaria”, recordando también “con especial cariño a nuestra tierra, Castilla y León”, asegurando que es “un lugar maravilloso donde se mima la educación”. Asimismo, señaló que “este galardón nos inyecta satisfacción, energía y mucha responsabilidad para seguir cumpliendo, con excelencia, la difícil pero bella tarea de educar para transformar”. 

Rodríguez Escanciano quiso agradecer a la Hispanic-American Association un reconocimiento que “pone en valor nuestra personalidad educativa”, identificando la acción formativa de la UEMC con la innovación y la excelencia educativa, “porque estas dos realidades nos inspiran cada día y son, sin duda alguna, nuestra brújula”.

“En la Universidad Europea Miguel de Cervantes estamos convencidos de que transformar el mundo desde la Educación, sí es posible”, aseguró Imelda Rodríguez Escanciano. Además, “estamos seguros de que nuestros titulados lo harán realidad, porque les motivamos, cada día, para creer en ello… y creer es crear”, añadió.

Durante su intervención, la Rectora destacó que la misión de la UEMC se centra en que “suceda el éxito”, acompañando para ello a los estudiantes en su proceso formativo para que, “desde un conocimiento académico de alta magnitud, sean capaces de descubrir y explotar su talento para convertirse en profesionales de valor, los que necesita nuestro entorno socio-económico, dispuestos siempre y capacitados para idear el progreso social… hombres y mujeres que, estoy segura, harán historia,  revolucionando sus disciplinas, gracias a la potencia de su talento y a la potencia de su humanidad”.

Aprendizaje contemporáneo para formar profesionales de éxito

“En la UEMC innovamos para garantizar el aprendizaje contemporáneo, que es el que fomenta el tan necesario pensamiento cívico. Y lo hacemos desde un modelo educativo sincronizado con las exigencias del sistema económico y empresarial, en una base de colaboración, que nos permite además adelantarnos a los itinerarios de la empleabilidad del futuro”, aseguró.

Se trata de un modelo educativo “atento a nuestra responsabilidad social y volcado en cada estudiante, lo que nos permite ayudarles a activar su inteligencia del éxito, para que puedan desplegar su mejor versión como profesionales y como personas. Y para que comprendan que están llamados a construir bien común, sin olvidarse nunca de dar vida a sus sueños”, recalcó la Rectora. “Porque los sueños son los que permiten que las grandes realidades existan”.

“En la UEMC vibramos con la educación y nuestra excelencia, hoy aquí reconocida, la simbolizan nuestros titulados, sus carreras profesionales repletas de triunfos, sus ganas de emprender y de aprender, todo el tiempo”, indicó Rodríguez Escanciano. La UEMC es “un semillero de talento para formar líderes, para multiplicar las oportunidades de cada alumno, porque ésta es, al fin y al cabo, la médula de la educación. Una educación poderosa que haga girar el mundo”.

La Rectora de la UEMC aseguró que por este motivo “no nos detendremos nunca en esta tarea: la de seguir educando desde una pedagogía de la ilusión y desde una cultura formativa de vanguardia que nos permite agitar a las nuevas generaciones para que amen lo que hacen, para que lo cuestionen todo con la intención de mejorarlo, para inspirar en ellos una sensibilidad que les convierta en héroes y para que su ingenio les ayude a conectar las claves de la nueva civilización”. Formamos a nuestros jóvenes para que “sean capaces de fomentar el pensamiento divergente, el pensamiento creativo… mujeres y hombres sin miedo a dudar, personas de valor, al fin y al cabo, los líderes influyentes”.

La misión de la UEMC

“Mi pasión como Rectora está volcada en generar esta ilusión, junto a mi magnífico equipo, la de una educación transformadora”, continuó. “Una ilusión que renuevo cada día porque creo firmemente en ella, y porque, además, la ilusión se anhela, se crea y se contagia”, aseguró durante su intervención.

“Educar para transformar es una de las razones más importantes de mi vida y en ella se basa también la misión de la UEMC…seguiremos en esta ruta pedagógica con todo el rigor, con todo el entusiasmo y con toda la fe… porque la fe, me lo recuerda cada día mi adorada madre, no hace que las cosas sean fáciles, pero sí que sean posibles”, concluyó Imelda Rodríguez Escanciano.