Estás en: Noticias / La Rectora abre el Curso Académico 2018-2019 de la UEMC con la presentación de un vanguardista proyecto de formación avanzada para el “éxito profesional total” 

La Rectora abre el Curso Académico 2018-2019 de la UEMC con la presentación de un vanguardista proyecto de formación avanzada para el “éxito profesional total” 

Imelda Rodríguez Escanciano preside el Acto de Apertura, acompañada por el Consejero de Educación, Fernando Rey, que ha anunciado un inédito proyecto de aprendizaje digital y humanístico para “multiplicar la potencia de la preparación” de los universitarios, denominado ‘Espacio dihuma’
La Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid comienza el nuevo Curso Académico 2018-2019 con un récord en la matrícula de nuevo ingreso. Serán cerca de 1.500 nuevos estudiantes los que comenzarán sus estudios este mes de septiembre en la Universidad, lo que supone un incremento próximo al 20% respecto al curso anterior.

Más de 4.000 estudiantes recibirán este curso formación universitaria en la UEMC, triplicando los datos obtenidos hace cuatro años al inicio del primer mandato de la Rectora, cuyo equipo ha impulsado el mayor crecimiento de una Universidad que impartirá en el presente curso la mayor oferta académica de su historia: 17 Grados, 10 Dobles Grados, 3 Dobles Grados Internacionales y 12 Máster.

La Rectora Imelda Rodríguez Escanciano, quien tomó posesión de su segundo mandato al frente de la Universidad Europea Miguel de Cervantes el pasado 28 de junio, ha presidido el acto, acompañada por el Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey Martínez. La Rectora ha presentado en su discurso de apertura del Curso 18-19 la principal novedad que la UEMC pondrá en marcha a lo largo de este Curso Académico: el ‘Espacio dihuma’.

Se trata de un “inédito” espacio de aprendizaje digital y humanístico, un proyecto de formación avanzada a través del cual los estudiantes podrán “multiplicar la potencia de la preparación que reciben en sus titulaciones a lo largo del periodo que duren sus estudios”, ha explicado la Rectora.

Los estudiantes podrán escoger libremente las acciones formativas que se ofertarán a través de dos itinerarios educativos fundamentales para el presente y, sobre todo, para su futuro profesional: un itinerario humanístico —imprescindible para que los alumnos de todas las titulaciones preparen su mente para innovar—, y otro digital —que permitirá formar la capacidad tecnológica del alumno—.

Rodríguez Escanciano ha recordado que nos encontramos en la época del “mestizaje educativo”, en la que es necesario combinar “hábilmente” el proceso de enseñanza-aprendizaje a través de recorridos humanísticos y digitales, para que desarrollen en los estudiantes “la habilidad final de mover el progreso en la dirección adecuada”.

Orientación a la empleabilidad

De esta forma, el currículum académico de los estudiantes UEMC se completará con la incorporación del desarrollo de los valores por los que les van a preguntar en el ámbito empresarial y que, por lo tanto, “son decisivos para su empleabilidad”, ha explicado la Rectora. “Un trabajo que hemos estado desarrollando en los últimos cuatro años a través del pionero plan de Carrera, impulsado por nuestro Centro de Empleo, que tienen la posibilidad de desarrollar todos nuestros estudiantes desde el primer curso para orientar su vocación y reforzar las habilidades fundamentales que les ayudan a construir su marca profesional”, aseguró.

Imelda Rodríguez Escanciano ha destacado que, en la validación de todas las propuestas formativas de la UEMC, incluyendo el ‘Espacio dihuma’, seguirán interviniendo como asesores los agentes económicos, sociales y empresariales más relevantes, puesto que su intervención “resulta fundamental” y son decisivos para poder “enfocar lúcidamente el proceso formativo de nuestros estudiantes”.

En este sentido, la Rectora ha destacado la importancia de “sincronizarse activamente” con el ámbito social, económico y empresarial, “una necesidad de primer orden a la que la educación, especialmente la superior, no debería renunciar”. “Si no somos permeables a los cambios que nos exige nuestro entorno acabaremos desconectados del mundo real”, afirmó.

En este nuevo ‘Espacio dihuma’, los estudiantes tendrán la oportunidad de reflexionar y desarrollar su pensamiento crítico, creativo y divergente, “que es el que nos hace más tolerantes, capaces de construir desde la discrepancia, son destinos de nuestra ruta pedagógica”. Porque estos pensamientos activan las consideradas por la UNESCO como las competencias clave para este siglo, las ‘habilidades núcleo’ “sobre las que trabajamos en la UEMC, como la valentía, la autoconsciencia o la empatía activan la inteligencia del éxito de nuestros universitarios”.

La Rectora ha proseguido su discurso recordando su apuesta por seguir formando la sensibilidad humana de los universitarios, impulsando su vida intelectual, “un itinerario imprescindible hacia el liderazgo al que están llamados, como es intervenir decisivamente en la historia de nuestro mundo”. Este camino educativo conduce hacia la ‘Empleabilidad Inteligente’, un proyecto que Imelda Rodríguez Escanciano presentó en el acto de toma de posesión de su segundo mandato como Rectora, y sobre el que reposa “toda nuestra política educativa de estos próximos años”. “Se trata de un un proyecto de ingeniería educativa decisivo para el éxito de cada alumno”, recordó.

Los mejores profesionales

“Somos una Universidad reconocida por nuestra Política de Empleabilidad, referente en el entorno educativo, que no solo trabaja para reforzar nuestro índice de empleabilidad altamente cualificada, próximo al 90%”, continuó la Rectora, “sino porque eso representa que somos capaces de formar los mejores profesionales que serán primero, no me cabe la menor duda, las mejores personas para nuestra sociedad”.

A este respecto, Rodríguez Escanciano animó a los jóvenes a salir de la indefinición, a luchar por la ambición colectiva y a comprender que la clave está en poseer “influencia y no poder”. “Vivid la UEMC, descubrid vuestros sueños aquí”, aseguró. “Esta es nuestra misión principal: que saltéis a la vida de forma espléndida, preparados para abordar esos horizontes que ahora veis lejanos, este es el compromiso de todo mi equipo rectoral, de esta comunidad universitaria”, continuó. “Os agradezco vuestra confianza en esta universidad y os prometo mantener el listón educativo muy alto”.

Y para esta “misión fundamental”, destacó “absoluto papel protagonista” de los profesores de la Universidad Europea Miguel de Cervantes como “piezas vitales del sistema educativo, artífices de la ilusión”.

Reivindicación de un Pacto Educativo

Durante su discurso de apertura, la Rectora Imelda Rodríguez Escanciano aseguró que “las telarañas ideológicas o electoralistas no pueden oscurecer el vigor de la Educación, y las políticas educativas no se pueden definir en una mesa jugando al pin-pon”. “Y lo curioso es que nuestro país tiene capacidad para situar a la Educación en un estadio general de vanguardia porque dispone de especialistas y profesionales de nivel”, afirmó. “Solo nos falta una voluntad política inquebrantable”, reclamó.

“Nuestro país necesita renovación y también más innovación”, reclamó la Rectora. “Necesitamos políticos con un alto sentido de Estado que, soltando sus mochilas ideológicas, empiecen a construir ese Pacto Educativo por los puntos comunes —precisamente los que les unen—, limando luego las diferencias que no deben hacer otra cosa más que enriquecer el acuerdo final, para llegar a dotar a nuestra Educación de la consistencia que le urge tener”, afirmó.

Para Rodríguez Escanciano, estamos haciendo continuamente “transfusiones a nuestra Educación, y se mantiene”, pero el progreso de todo el país “puede correr el riesgo de estancarse como no se revitalicen pronto las arterias de nuestra Política Educativa”, criticó.

“A veces parece que hay más empeño en resistir que en innovar”, continuó, pero “solo una educación sin grietas puede construir la libertad del individuo, el bienestar y la paz social”. Para la Rectora no basta con decir que se cree en la educación, “algo muy estético por otro lado”, sino que nuestros gobernantes “tienen que seguir esforzándose por crear un escenario de equilibrios que haga posible el despliegue de una educación poderosa”.

Imelda Rodríguez Escanciano aprovechó para pedir a los políticos “que detengan su mirada en la Educación de forma generosa, sensata y rotunda para que puedan desatar los nudos de ese tiempo de espera en el que se ha sumergido a nuestras políticas educativas”.

Misión compartida

“La innovación educativa, que es uno de los agentes decisivos para la modernización social, debe estar protagonizada por los docentes, pero también liderada por las administraciones públicas”, continuó. “Porque la Educación debe ser ahora, más que nunca, una misión compartida”, y lo demás sería condenar a nuestra sociedad a una “miopía congénita”. Para ello, Rodríguez Escanciano reclamó “medidas concretas, equilibrios, diálogo, consensos, ardor y resultados”.

“Nuestra brújula común, y eso es lo que perseguimos desde esta Universidad, debe orientarse a la formación de ciudadanos globales, compasivos, fuertes ante la adversidad, renovadores, capaces de articular su sistema de emociones a favor de la transformación empresarial y social”, concluyó.

Memoria Académica

El Acto de Apertura comenzó con la lectura de la memoria del curso 2017-2018 a cargo del Secretario General de la UEMC, José Antonio Otero Parra. La lección inaugural fue impartida por el Director del Departamento de Humanidades de la Universidad, el doctor Miguel Ángel Quintana Paz, que llevó por título “Sapere aude, o ¿cabe llamarnos aún ilustrados?”. En ella, y tomando como pie el lema latino de la UEMC (Sapere aude, es decir, “Atrévete a saber”), trazó sus orígenes en la historia de nuestra cultura y explicó los diez principales desafíos que en nuestro mundo de hoy amenazan esa idea ilustrada de perseguir el saber que nos libera y la libertad que nos proporciona saber.

Amplia representación institucional

Al acto ha asistido, además de representantes de las Universidades de Salamanca, Valladolid y León, el Presidente del Consejo de Administración de la Universidad, Eliecer Villar de la Fuente, así como de miembros del Consejo, el General de la Cuarta Subinspección General del Ejército, José Rivas Moriana, el Obispo Auxiliar de la Diócesis de Valladolid, Monseñor Luis Argüello, el Presidente de la Audiencia Provincial de Valladolid, Feliciano Trebolle Fernández, el Jefe Superior de la Policía Nacional en Castilla y León, Jorge Zurita bayona, el Presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias y alcalde de Palencia, Alfonso Polanco Rebolleda, el Delegado Territorial de la Junta en Valladolid, Pablo Trillo-Figueroa, el Vicepresidente Primero de la Diputación Provincial de Valladolid, Víctor Alonso Monge, y el Vicepresidente Segundo, Guzmán Gómez Alonso, la Concejala de Educación, Infancia e Igualdad del Ayuntamiento de Valladolid, María Victoria Soto Olmedo, el Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, Víctor Caramanzana, y representantes de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, entre otros.

También han asistido Decanos de Colegios Profesionales, organizaciones sociales de entidades financieras, empresas, clubes deportivos, asociaciones, medios de comunicación y otras autoridades militares, policiales y políticas.