• Grupos reducidos de alumnos que garantizan una mayor eficacia y calidad en la docencia.
  • Carácter presencial de la formación incluyendo un uso generalizado de las nuevas metodologías docentes acordes con el Espacio Europeo de Educación Superior y siendo el alumno sujeto activo de su proceso de aprendizaje.
  • Desarrollo de casos prácticos, seminarios y conferencias para completar la formación del alumno; así como asignaturas basadas en aprendizaje por medio de la resolución de problemas a través de casos reales, elaboración de proyectos, etc.
  • La formación práctica, tanto en el ámbito público como privado, adquiere un peso y valor muy destacado, llegando a suponer cerca del 50% de la formación del alumno (ver Practicum).
  • Equipo docente formado por numerosos profesionales en ejercicio criminológico activo con gran experiencia en la actividad profesional pública y privada dentro del campo de la criminología, la criminalística y la medicina legal y forense.
  • Amplio fondo bibliográfico, modernas instalaciones y equipos tecnológicos al servicio del alumno, dentro y fuera de la propia Universidad.